LA BOURSE DU TRAVAIL

    Volver
    La Bourse du travail

    Autor: Claude Mandraut - Blog - Twitter

    La Bourse du travail (bolsa del trabajo), un palacio "Art déco" que debe descubrir en Burdeos

    ¿"Art déco" en Burdeos? La pregunta no es tan extraña como puede parecer en un principio. Se suele elogiar la arquitectura del siglo XVIII de Burdeos, su fachada fluvial, su sector mejor conservado. No obstante, aparte de los caminos más conocidos de su patrimonio, Burdeos nos reserva algunas joyas desconocidas. La Bourse du travail, edificio emblemático del estilo "Art déco", es sin duda uno de los máximos exponentes de estas maravillas olvidadas y abandonadas, que es imperativo descubrir.

    Por deseo del entonces alcalde de Burdeos, Adrien Marquet, que quería ofrecer un "palacio del trabajo" a los sindicatos, la Bourse du travail fue inaugurada el 1 de mayo de 1938: un hermoso regalo simbólico a los obreros de Burdeos y de su región. Jacques d’Wells, el arquitecto municipal, diseñó el edificio mientras que varios de los mayores artistas bordeleses aportaron su grano de arena en la decoración y en la exaltación de las riquezas de Burdeos.

    El tiempo pasó y la Bourse du travail ya no es el centro de reunión de los trabajadores, aunque el sindicato de la CGT sigue utilizando sus dependencias unas horas a la semana. Ha estado a punto de desaparecer. La cuarta planta fue destruida y reconstruida de forma idéntica debido a su estado de deterioro; y la fachada, cuya renovación está siendo terminada, está cubierta con una red para evitar que caigan fragmentos de hormigón sobre los transeúntes.

    A pesar de su situación en una arteria muy concurrida de Burdeos, que lleva a la plaza de la Victoria y, más adelante, a la estación, no se le presta mucha atención. Cuando se atraviesa la vía del Cours Aristide Briand en coche, en taxi, en bus, en bicicleta o a pie, siempre es con prisa y no se tiene tiempo de deambular. El barrio no incita particularmente a pasear y no forma parte de los circuitos turísticos. Debido a la falta de espacio, resulta difícil admirar este imponente edificio en su conjunto. Lo austero de las puertas vidriadas y la ausencia de paneles informativos desalientan igualmente a los curiosos que carecen de atrevimiento.

    Pase entre las últimas puertas a la derecha, como me gusta hacera a mí, y entrará en un sorprendente universo. Silencioso y amplio, el gran vestíbulo de la planta baja nos evoca el palacio de la bella durmiente. Algún que otro panel con carteles instalado aquí nos recuerda la finalidad del edificio, dedicado a los trabajadores.

    Pero no se quede ahí, diríjase hacia las majestuosas escaleras. En el primer piso, se hallan los ocultos tesoros de la Bourse du travail. La gran sala, con capacidad para 1500 personas, y que yo he visto invadida de casetas de obra, cuenta con un escenario cuyo fresco fue confiado al pintor Jean Dupas. En torno al escudo de armas de Burdeos, imaginó una composición colorista y llamativa con la diosa Fama tocando la trompeta, Baco en evocación del vino o personajes exóticos en recuerdo del pasado colonial de Burdeos.

    Las dos imágenes que la rodean no le van a la zaga. A la derecha, Camille de Buzon representa el puerto con los rasgos de una diosa de rubios cabellos que eleva un navío por encima de su cabeza. De un lado, se aprecia a los bordeleses y bordelesas en sus tareas cotidianas; y, del otro, los productos coloniales que entran a Francia y a Europa por el puerto de Burdeos. En segundo plano, se distinguen los arcos del Pont de pierre (puente de piedra). André Caverne, en el fresco lateral, representa la arquitectura bordelesa: la fachada fluvial, la Grosse Cloche (el gran campanario) o el Gran Teatro.

    En la estancia de la izquierda, François-Maurice Roganeau enaltece el vino y los viñedos. Un personaje lánguido ante un cuerno de la abundancia rebosante de uvas ocupa el centro de la composición. Está rodeado de vendimiadores de todas las edades con sus cestas, y de hombres, vaso de vino en mano, que disfrutan al son del acordeón. Al fondo, Apolo domina a sus caballos. El fresco superior de Albert Bégaud exalta el bosque de las Landas con sus helechos y pinos.

    Al abandonar el lugar, dese la vuelta para contemplar en la fachada del edificio el bajorrelieve del parisino Alfred Janniot, una obra dedicada también a la gloria de Burdeos.

    Localización: Burdeos · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Burdeos