Palermo desde las alturas

    Volver
    Palermo desde las alturas

    Autor: Tony Siino Twitter - Blog

    Palermo, vista desde lo alto muestra, a la vista de quien la admira, su potencial estético, ofreciendo un espectáculo que te deja sin aliento. Además de lo que se puede ver desde el avión al aterrizar en el aeropuerto, entre el Tirreno y la Montagna Longa hay diversos puntos de observación elevados que ofrecen vistas amplias y sugestivas, a veces subiendo un poco, otras escalando las colinas que rodean la llamada Conca d' Oro (Cuenca de Oro).

    Monte Pellegrino
    Situado sobre el promontorio más bonito del Mundo - Goethe dixit - se asoma al golfo de la ciudad, con toda su grandiosidad, el Castello Utveggio (Castillo Utveggio). El Castello es un edificio de estilo liberty, construido entre los años 20 y 30 del siglo XX por deseo del caballero Michele Utveggio, que quería crear un hotel de lujo que ofreciese a los huéspedes una vista privilegiada de la ciudad. Las expectativas no defraudaron. La terraza panorámica situada en los jardines del Castello es, todavía, un punto privilegiado desde la cual se puede admirar en toda su grandeza y belleza. Continuando en el Monte Pellegrino, subiendo un poco más arriba, curva tras curva, se llega al Belvedere (Mirador). Aquí se encuentra la gran estatua de la Santa Patrona de Palermo, Santa Rosalía, que se erige sobre un pequeño relieve sobre el cual se puede divisar toda la costa. Por otro lado, para proteger la ciudad y a sus habitantes, se requiere una visón amplia. Es uno de mis lugares preferidos, silencioso y relajante, donde el cielo y el mar se confunden con la linea del horizonte, no distinguiéndose el uno del otro.

    Monreale
    A cinco kilómetros de distancia, sobre una elevación al sur de Palermo, surge la localidad de Monreale, hoy sede arzobispal, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En la plaza principal, edificado en la segunda mitad del siglo XII por deseo de Gillermo II, encontramos el maravilloso Duomo, que merece indudablemente una ojeada. Entrando por las puertas de bronce de la entrada principal, nos quedaremos deslumbrados por los mosaicos en oro del Cristo Pantocrator representado en el ábside central. La visita al Duomo implica, necesariamente, un paseo por las plantas más altas, desde donde se puede gozar de una vista completa de la ciudad. Si prefieren hacerse una idea previa, hay a disposición una webcam online con imágenes en directo de la misma.

    Los techos del Cassaro
    Quien llega a Palermo sucumbirá al encanto de sus mercados. Uno de los tres más importantes es, sin duda, el del Ballaró, situado en el barrio Palazzo Reale o Albergaria (Albergheria). Caminando entre los puestos, entre vendedores ofreciendo sus mercancías en voz alta (la famosa abbanniata palermitana) y la compra de cualquier excelente producto local, nos llamará la atención la Torre del siglo XIV situada justo al lado de la Iglesia de San Nicolás de Bari, también llamado San Nicolás en la Albergheria. La Torre fue construida por el ayuntamiento palermitano de la época para defender los muros del Cassaro, un punto estratégico militar que se asoma al mar. Este, el mar, hoy en día se encuentra mucho más lejos, pero apenas se sube a la cima, nos quedaremos sorprendidos. Merece la pena realizar una de las visitas nocturnas que la cooperativa turística Terradamare organiza a menudo. Continuando siempre en el barrio Albergheria, otro punto panorámico desde el que se puede admirar la ciudad a 360º, es la Iglesia del SS. Salvador en la calle Vittorio Emanuele. La joya de esta Iglesia es, sin duda alguna, la cúpula, cuya terraza está abierta al público desde el 2014 (todos los días, excepto los martes, desde las 10:00 hasta las 18:00 horas).

    Siendo esta la vía más antigua de Palermo, el Cassaro recoge alrededor suyo los edificios más importantes de la ciudad. Otro lugar que destaca por belleza e historia, es la Catedral de Palermo, que desde julio del 2015 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, en el ámbito del Itinerario Árabe-Normando de Palermo, Cefalú y Monreale. Desde hace pocos años se han reabierto al público sus techos. La primera vez que subí por la noche me quedé fascinado, no sólo por la vista sino también por sus techos con sus cerámicas y por la yuxtaposición de estilos diversos que se han dado a lo largo de los siglos. Apoyando una mano sobre los muros, parece que se sienta la milenaria historia de esta iglesia.

    La Rinascente
    Moviéndonos hacia la calle Roma, en la plaza de San Domenico - cerca de otro mercado histórico, el de Vucciria - encontraremos La Rinascente. Este palacio que hoy la acoge, fue recuperado siguiendo un proyecto del conocido arquitecto y diseñador italiano Flavio Albanese, que ha conseguido transformar un edificio decadente de época en unos grandes almacenes elegantes e innovadores. Después de unas horas de compras se puede comer o beber algo en el vestíbulo principal que, con su espléndida terraza panorámica, une el sentido de la vista con el del gusto. La plaza y la Iglesia visibles son de los monumentos más fotografiados de la ciudad y con motivo.

    Teatro Massimo
    Aunque el Teatro Massimo de la plaza Verdi, el tercero más grande de Europa después de la Ópera de París y la Staatsoper de Viena, es apreciado por la estructura arquitectónica y por la programación desde hace pocos meses, además es posible unir a la visita guiada al interior del Teatro, la del techo del mismo mediante reserva previa.

    Localización: Palermo · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Palermo