Puntos de interés a 100 km de Palermo

    Volver
    Puntos de interés ubicados a 100 km de palermo

    Autor: Tony Siino Twitter - Blog - Web

    Tenemos una buena noticia para quien está organizando un viaje a Palermo y quiere ver algo más de Sicilia sin alejarse demasiado: a escasa distancia de la capital hay lugares de gran interés artístico e histórico. He estado en cinco de ellos y te acompañaré para que los descubras.

    AGRIGENTO
    En Sicilia se fundaron importantes colonias griegas y Píndaro definió Agrigento como "la ciudad más bella de todas las habitadas por mortales". La Ciudad de los Templos, llamada así por los bellísimos templos dóricos que conserva, se sitúa a 134 km. Este conjunto arqueológico, el más grande del mundo (1300 hectáreas), ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es un lugar que me transmite un gran respeto, y cada vez que voy me siento envuelto por su historia. El Templo de la Concordia, del siglo V, se mantiene en perfecto estado de conservación y es uno de los más importantes, pero allí también se encuentran los restos del Templo de Era, el Templo de Heracles, el Templo de los Dioscuros, el Templo de Deméter y otros muchos monumentos y necrópolis de diversas épocas. Justo al lado se sitúa el Jardín de la Kolymbethra, un extraordinario espacio natural que en los últimos años ha recuperado su esplendor.

    A solo 20 minutos está Realmonte y su Escalera de los Turcos (los piratas sarracenos realizaban frecuentemente incursiones en las costas sicilianas para secuestrar mujeres y saquear pueblos), un acantilado de marga blanca que crea una especie de gran escalinata natural sobre la que se puede tomar el sol y disfrutar de un paisaje único. Hay quien coge trocitos de marga para hacerse una crema y extendérsela por el cuerpo pensando que ayuda a broncear la piel, pero es una leyenda urbana.

    ERICES
    Es mi lugar preferido del mundo, así que no puedo ser muy objetivo, pero es que realmente creo que ofrece una combinación única de historia, arte y paisaje. Se trata de una ciudad repleta de edificios medievales que tuvo un pasado próspero y que se ubica a 109 km sobre el monte homónimo, frente a Trápani. Muchos días está envuelta por una nube baja que le confiere un ambiente tan fascinante como misterioso. No hay que perderse el Castillo de la Venus Ericina, desde donde se disfruta de unas vistas panorámicas únicas de toda la costa de Trápani y los numerosos monasterios e iglesias de la región, que tuvo una activa vida monástica en la Alta Edad Media. Desde los años sesenta, científicos de todo el mundo acuden frecuentemente a la zona para asistir a los congresos que se celebran en el Centro Ettore Majorana, fundado por el físico Antonino Zichichi. Recomiendo encarecidamente probar los ericini, unos dulces de almendra que antaño elaboraran las monjas y cuyo aspecto recuerda al encaje, una labor con mucha tradición en la región. A veces se rellenan de mermelada de cedro que se deja madurar en tinajas especiales.

    FAVARA
    Está a 125 km de distancia, en dirección a Agrigento. Hasta hace unos años, nadie venía aquí para hacer turismo, pero las cosas han cambiado mucho desde que se abrió el Farm Cultural Park. Andrea Bartoli y Florinda Saieva, un notario y su mujer, un día decidieron empezar a comprar y restaurar casas en ruinas del centro histórico de este pueblo de la provincia de Agrigento, y sus callejuelas han vuelto a la vida gracias a las obras de arte contemporáneo que decoran los muros exteriores y el interior de los edificios. He hablado muchas veces con Andrea, que siempre dice: "Uno puede sentirse triste en Nueva York y feliz en Favara."

    Yo sonrío y recuerdo que, para algunos, su Farm está, junto a Florencia, París, Bilbao, Nueva York y Barcelona, entre los diez lugares del mundo que todo amante del arte debe visitar. Sin duda alguna, vale la pena ir. El pueblo también acoge un castillo del siglo XIII que perteneció a la familia de los Chiaramonte (los mismos del Palacio Steri de Palermo) y el lúgubre Palacio Cafisi, que está en proceso de reestructuración y lleno de guadañas (antiguamente las fabricaban dentro), una visión que me resultó realmente inquietante.

    GANGI
    Para llegar a Gangi, declarado Burgo de Burgos en el año 2014, hay que dirigirse hacia el interior de la provincia de Palermo y recorrer 119 km. Te recomiendo recorrer a pie sus estrechas calles y visitar las iglesias (la Madre, la del Santísimo Salvador y la de la Abadía), los palacios (Sgadari y Bongiorno), las torres (la Ventimiglia y la cilíndrica), el castillo y la característica Fuente del León. Si vas, pregunta por Fabrizio, un artesano que tiene una pequeña tienda en la calle principal y que toca y hace tambores con piel de cabra que luego vende a grandes músicos. También puedes buscar a Saridduzzo, un hombre menudo que trenza mimbre para hacer sillas, paneras, etc. En agosto tiene lugar la Sagra della Spiga (Feria de la espiga), una manifestación que rinde homenaje a las costumbres, las tradiciones y la cultura campesina de antaño y que mantiene un estrecho vínculo con la mitología pagana y el culto a Ceres (Deméter), la diosa de la agricultura. Se pueden degustar panes y otros manjares elaborados con granos de trigo antiguos y asistir a desfiles de trajes típicos.

    SAN VITO LO CAPO
    La última sugerencia también se ubica en la provincia de Trápani, y se trata de una playa blanca e intacta que se encuentra a 112 km de distancia. Con el agua a una temperatura media de 18º C durante todo el año, los más intrépidos se bañan incluso en Navidad. La asociación ambiental Legambiente y el Touring Club Italiano le concedieron en 2015 las 5 velas (la máxima distinción) a la playa más bonita en su publicación Guida Blu, y no es casualidad. El pueblo está compuesto por casas blancas y bajas y, cuando paseas por él, es habitual notar un suave aroma a jazmín. En la zona también hay un característico faro y se puede acampar. A pocos kilómetros se sitúa la Reserva Natural del Zingaro, otro espacio natural magníficamente conservado. En septiembre se celebra el Cous cous fest, un evento enogastronómico en el que se puede degustar este plato mediterráneo que se prepara con granos de sémola cocidos al vapor. Otra opción es hacer una pequeña excursión a Scopello, un pequeño pueblo antiguo en el que es típico comer el sublime "pane cunzato", es decir, pan con tomate, anchoas y queso. ¡Buenísimo!

    Como puedes ver, en Sicilia hay otros muchos sitios aparte de Palermo que son la escusa perfecta para alargar el viaje o volver a la isla.

    Localización: Palermo ·

    Cómo llegar a Palermo