TOULOUSE, LAS NOCHES EN QUE HAY PARTIDO

    Volver
    Toulouse, las noches en que hay partido

    Author: Pierre-Brice Lebrun 

    Toulouse es una ciudad deportiva que se dedica principalmente al fútbol, al rugby y al balonmano. Las noches en que hay partido, el centro está animado, sobre todo cuando el Stade Toulousain (rugby) o el Toulouse football Club (TFC, que se pronuncia «tefesé») juegan fuera: los aficionados se reúnen en los bares de la ciudad, delante de la pantalla, para animar a su equipo preferido y brindar por ellos. Gritan, cantan (sobre todo cuando ganan), lloran (sobre todo cuando pierden) y salen de fiesta. Cuando juegan en casa, los aficionados invaden la ciudad antes de acudir al estadio Ernest Wallon (de rugby) o al estadio municipal (de fútbol), que ha sido renovado para la Eurocopa de 2016 (Toulouse acoge cuatro partidos, entre ellos uno de octavos de final). Es habitual encontrarse con grupos de amigos con la cara pintada, vestidos con la camiseta de su equipo, con banderas, silbatos y bocinas. No pasan desapercibidos, se les oye desde lejos.

     

    Me encanta pasear por la ciudad durante esos ratos: está resplandeciente y la alegría de los fans es contagiosa. Animan a la selección francesa, al equipo de rugby y al equipo de fútbol. Toulouse es la capital mundial de la violeta, por lo que es normal que su equipo de fútbol lleve los colores de su emblemática flor, que nos encontramos en los parques, en los platos y en las copas (el famoso kir tolosano).

    El aficionado no es discreto, es alegre, grita de entusiasmo y comparte su felicidad. Las terrazas, las plazas y los pubs están abarrotados. La plaza del Capitolio se decora con banderas para celebrar la Eurocopa: justo detrás del ayuntamiento, la Fan Embassy acogerá a los espectadores antes y después de los partidos, se puede comer y dejar que te pinten la cara.

    En los bares, los desconocidos brindan entre ellos, amigos de una tarde, de una noche, para toda la vida, se felicitan, se consuelan, hablan de la próxima vez, de la siguiente temporada, de la siguiente copa, recuerdan el partido. Me encanta ver en las aceras y en las plazas a los aficionados imitando los penaltis, los ensayos o las faltas, gesticulando, criticando lo que el árbitro no ha visto, no ha pitado o no ha entendido.

    Los aficionados al rugby se dan cita en el Haka Corner de Byron Kelleher, famoso por su tercera parte, pero muchos bares y pubs del centro proponen pasar las noches en que hay partido, de rugby o de fútbol, delante de una pantalla, en un ambiente eléctrico, siempre agradable: la Oficina de turismo de Toulouse publica un folleto para la Eurocopa 2016 que hace una lista con todos los pubs de la ciudad en los que se pueden seguir los partidos.

    Durante esas noches, no tengo bar preferido, prefiero pasar de uno a otro para disfrutar de este ambiente acalorado que hace que la ciudad sea aún más bonita, y sentir como mi ciudad baila y se vuelve un poco canalla.

    Localización: Toulouse · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Toulouse