VENECIA DESDE OTROS PUNTOS DE VISTA

    Volver
    La frutería flotante

    Autor: Michele Del Pup

    Es difícil caminar por la ciudad sin encontrar rincones pintorescos que sorprendan al visitante por su particularidad y belleza. Diferentes e insólitos puntos de vista se muestran a los ojos atentos y curiosos, con panoramas diversos y menos previsibles, ya sea observando la ciudad desde lo alto o sobre el agua.

    Subir al campanario de San Marco o al de la isla de San Giorgio ofrece unas vistas de Venecia tal y como la ven las palomas y las gaviotas que la sobrevuelan cada día. Mirándola desde arriba, lo que maravilla es la dimensión de la ciudad que, al caminar por sus calles y plazas, parece un inextricable e inmenso laberinto.

    Los ojos, corriendo sobre el espectáculo de sus techos color ladrillo, cada uno con una altura diferente, se mueven de un extremo a otro de la ciudad, consiguiendo captar todos los lugares identificables a través de los tejados de algunos edificios o los pináculos de los diversos campanarios que sobresalen.

    Dirigiendo la mirada más allá de los confines de la ciudad se ven numerosas islas que salpican la laguna en el norte y en el sur, desde las más grandes y famosas hasta las más pequeñas y menos conocidas.

    Hacia la tierra firme, las grandes infraestructuras del puerto con grandes grúas y almacenes atraen de inmediato la mirada, mientras que hacia el oriente los reflejos del mar, más allá del Lido, brillan en el horizonte en los días serenos.

    La perspectiva cambia completamente cuando, con un paseo en barca, se baja a la superficie del agua por los canales con otra visión de la ciudad. Si uno no tiene un amigo veneciano que le lleve en barca por los canales, puede vivir esta experiencia subiendo a una góndola.

    Sentado casi en el agua te adentrarás en los tortuosos y estrechos canales animados por el tráfico de las embarcaciones que los recorren todos los días. Como si fueran carreteras de las ciudades, hay canales más transitados y otros recorridos por esporádicas embarcaciones; en estos últimos, en el silencio roto solo por el sonido del remo y las voces procedentes de alguna ventana abierta que se asoma o por los visitantes de alguna calle que los bordea, se avanza en una sucesión de casas, adosadas las unas a las otras; entre ellas se abre de vez en cuando una orilla que ofrece una mirada a una calle en un rincón de otra época.

    Localización: Venecia · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Venecia