ASÍ NACEN LOS NUEVOS TEATROS DE VERONA

    Volver
     Los nuevos teatros de Verona

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    La apertura de un nuevo teatro me pone siempre de buen humor. Quiere decir que hay alguien dispuesto a apostar por la cultura, por los actores, los músicos, los bailarines y por un público de personas curiosas y sensibles, dispuesto a pagar una entrada para verlos. Un nuevo teatro es además un fenómeno de regeneración urbana: las áreas a su alrededor se vuelven más interesantes, se enciende una nueva vida.. Es una de las cosas más hermosas que, hoy en día, puede pasar en una ciudad. Y, afortunadamente, en Verona, en los últimos tempo, ha sucedido varias veces.

    Verona, hay que decirlo, tiene una gran tradición de teatro, incluso popular. Son muchos los que actúan en compañías amateur, a menudo en dialecto. A los teatros más prestigiosos, como el Filarmonico (utilizado para óperas y sinfonías) y al teatro Romano (donde en el verano tiene lugar un importante festival dedicado a Shakespeare), se suma el Teatro Nuovo, punto de referencia para la prosa. Pero, como ya dicho, la oferta ahora se ha ampliado. 

    Durante tantos años, a pocos pasos de Castelvecchio, escondidas en una pequeña plaza, estaban las ruinas del teatro Ristori. Fue construido en 1837 para albergar espectáculos circences, inicialmente al aire libre, con dos filas de pequeños palcos. Luego se construyó el el techo y durante un siglo y medio, hasta 1983, fue una de las instituciones de la ciudad. Por su palco pasaron los más grandes, de Totò a Roberto Benigni, de Domenico Modugno e Paolo Conte. Después, durante 25 años, estuvo cerrado y abandonado.

    Desde 2012, tras una larga y complicada restructuración, que lo ha transformado en un lugar tecnológicamente de vanguardia aun conservando la fascinación del ochocientos,  el Ristori ha vuelto a abrir, volviéndose muy pronto un punto de referencia importante de la vida cultural de Verona . Hoy alberga varias reseñas, de la danza contemporánea a la música jazz, mientras que el domingo por la tarde está reservado tradicionalmente a la proyección de óperas y conciertos.

    Un espacio totalmente nuevo es, en cambio, el Teatro Fonderia Aperta, que se abrió en 2015. Está a pocos minutos a pie de la plaza Bra, en los locales cerca de un instituto profesional que, una vez, tenía un taller de fundición. Más tarde, con el desarrollo de la industria manufactura, el taller cayó en desuso y se cerró. Hasta que un director de Verona lo vio y se enamoró.

    Roberto Totola, este es su nombre, tardó más de diez años en realizar su sueño. Reunió a algunos amigos y, en su tiempo libre, aprendió a ser carpintero, pintor y albañil (de esta pequeña epopeya ha hecho incluso una película), siempre con el objetivo de mantener el espíritu de “fábrica” del lugar, con sus maquinarias y sus estructuras.

    Es un lugar de un encanto sin igual: cuando estuve en la inauguración me recordó un teatro de New York, o uno de esos lugares que vuelven especial a Berlín. En la cartelera hay representaciones teatrales y conciertos, pero vale la pena ir aunque más no sea a por una copa, justo para respirar un poco de su atmósfera.

     

    Hoy no es una exageración hablar de Verona como una de las capitales italianas del teatro, especialmente después del anuncio, a comienzos de 2016, que Dario Fo – el último italiano que recibió el premio Nobel de literatura, en 1997  - ha decidido llevar su inmenso archivo justamente a Verona. Fo es de Milán, pero aquí ha encontrado el espacio que desde hace tiempo buscaba para realizar el sueño de toda una vida: un museo-taller del teatro italiano, desde la Edad Media hasta nuestros días.

     

    El archivo de Fo- rebautizado Musalab – se encuentra en una de las zonas potencialmente más interesantes de Verona, los ex almacenes generales, que desde la postguerra hasta los años noventa fueron uno de los corazones productivos de la ciudad, justo enfrente del predio ferial. Desde hace algún tiempo, los enormes espacios se están rehabilitando y aquí encontramos oficinas, tiendas y áreas verdas, además del archivo de Fo, albergado en los locales del Archivo de Estado de Verona.

     

     

    Localización: Verona · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Verona