Cinco cosas curiosas sobre la Arena

    Volver
    Cinco cosas curiosas sobre la Arena

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    La Arena es indiscutiblemente el símbolo de Verona, su monumento más querido y reconocible. Para los veroneses, forma parte de su identidad, y hasta el periódico de la ciudad se llama así. La Arena fue construida por los romanos en el siglo I d. C. y ha llegado hasta nuestros días en tan buen estado de conservación que cada verano acoge un festival de ópera y, en los últimos tiempos, conciertos de rock, pop y jazz, así como espectáculos de variedades y otros eventos. No obstante, a menudo se olvida lo que la Arena ha significado para Verona a lo largo de su milenaria historia y lo que puede representar para su futuro. He aquí cinco cosas que (probablemente) no sepas sobre esta joya declarada Patrimonio de la Humanidad.

    1. La Arena se construyó fuera de Verona. Actualmente, la ubicación de la Arena se considera el centro de Verona, pero los romanos la erigieron fuera de las murallas de la ciudad. De hecho, en la parte posterior del anfiteatro aún se puede ver un pequeño tramo de fortificación romana de unos 10 metros de longitud. Lo que no ha cambiado es que siempre ha tenido una función principalmente lúdica: espectáculos de gladiadores, naumaquias, etc.

    2. Con las piedras de la Arena se reconstruyó buena parte de la ciudad. En su origen, la Arena estaba rodeada por un anillo exterior decorado con estatuas del que actualmente solo queda una pequeña parte (llamada el "ala") que sobrevivió al terremoto que sacudió la ciudad en el año 1117. En lugar de reconstruir el monumento, los veroneses de entonces utilizaron los escombros y las piedras calcáreas de la Arena para reconstruir sus casas, que habían quedado destruidas tras el seísmo.

    3. La Arena también se utilizó como almacén. El Arco dei Gavi, coetáneo de la Arena, era un escenográfico monumento situado en la principal vía de acceso a la ciudad (parte de la antigua vía Postumia), a poca distancia de la puerta Borsari. Cuando Napoleón conquistó Verona en 1805, lo consideró un obstáculo para la entrada de sus convoyes y lo mandó destruir. Las piedras estuvieron apiladas bajo los arcos de la Arena hasta 1932, cuando fue reconstruido junto al Castelvecchio.

    4. Quieren cubrir la Arena. La primera restauración de la Arena fue llevada a cabo en el siglo XVI. La manutención del monumento cuesta hoy en día millones de euros cada año, y para protegerlo de la lluvia (pero también para poder utilizarlo para acoger espectáculos en invierno), el Ayuntamiento de Verona tiene previsto lanzar un concurso de ideas para equiparlo con una cubierta móvil, una noticia que ha dado mucho de qué hablar en la ciudad.

    5. El otro lado de la Arena. La Arena es famosa en todo el mundo por el festival de ópera que alberga en verano, pero su orquesta es protagonista el resto del año en el Teatro Filarmónico, en cuya cartelera figuran óperas, conciertos de música clásica y espectáculos de ballet.

    Localización: Verona ·

    Cómo llegar a Verona