CINCO PLATOS QUE SOLO SE PUEDEN DEGUSTAR EN VERONA

    Volver
    Cinco platos que solo se pueden degustar en Verona

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    1. "Pastisada de caval". Es el plato tradicional más apreciado. La base es la carne de caballo, que se deja macerar con vino tinto, cebolla, zanahoria y aromas varios. Se caracteriza por su lenta cocción, que puede durar incluso tres días. Se sirve con polenta, o para acompañar otro plato típico de Verona: los gnocchi de patata. Dónde probarla: Al Calmiere

    2. "Pearà". Es una salsa cocida de nombre intraducible, que en el dialecto local hace referencia a la gran cantidad de pimienta con la que se debe sazonar. Toda ama de casa veronesa que se precie tiene su receta de la "pearà" perfecta, que no debe quedar ni demasiado densa ni demasiado líquida, y que hay que preparar obligatoriamente en un recipiente de terracota. Ingredientes imprescindibles: caldo de carne, tuétano de buey, pan rallado, queso Grana Padano, mantequilla y, como decíamos antes, mucha pimienta. Es el condimento perfecto para el bollito misto (guiso de carne y verduras). Dónde probarla: Ristorante Arco dei Gavi

    3. "Risotto all’Amarone". Este plato, fruto de una receta bastante reciente surgida al compás del boom vivido por el Amarone en los últimos años, se ha hecho muy popular. Es un risotto tradicional que se riega con el más prestigioso vino de la región vinícola de la Valpolicella en la actualidad. Admite algunas variantes (por ejemplo, añadirle achicoria), pero lo importante es la calidad del Amarone y la del arroz, que debe ser de la variedad Vialone Nano, proveniente de los arrozales de la llanura veronesa. Dónde probarlo: Trattoria Pane e Vino

    4. "Renga" (arenques). Antiguamente, en las pobres tierras del interior de la región véneta, no sabían qué era el pescado fresco, pues solo les llegaba en salazón o seco. Por eso el bacalao seco se cuela entre las tradiciones culinarias de la región del Véneto, donde se solía preparar con leche. En Verona, el plato de pescado más típico son los arenques, que se desalan en agua fría para posteriormente cocinarse en agua hirviendo o a la brasa. A continuación, se cortan en trozos y se dejan marinar en un recipiente con ajo, aceite de oliva y perejil durante al menos 40 días. Finalmente, se sirven con polenta. En Verona, este es el plato con el que se celebra el final del carnaval, y en su honor se celebra una feria popular en la localidad de Parona, a orillas del río Adige. Dónde probarlo: Bottega della Renga

    5. "Nadalin". Se trata de un dulce típico de Navidad que se puede (y se recomienda) comer durante todo el año. Es el antecesor del famoso pandoro, pero en una versión más compacta y crujiente. Se hornea en un recipiente con forma de estrella, se aromatiza con vainas de vainilla y cáscara de limón y se recubre de azúcar glas, piñones y almendras. Dónde encontrarlo: Pasticceria Flego

    Localización: Verona · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Verona