Verona a través de los ojos de Dante

    Volver
    Verona a través de los ojos de Dante

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    "A mitad del camino de la vida/ en una selva oscura me encontraba/ porque mi ruta había extraviado". Era apenas un niño cuando aprendí el comienzo de la "Divina Comedia", el poema más famoso del poeta italiano más célebre de todos los tiempos, Dante Alighieri. Sin embargo, hace relativamente poco descubrí que la vida de Dante está muy ligada a mi ciudad, Verona, en muchos aspectos. ¿Y qué mejor que este año, en el que celebramos el 750.º aniversario de su nacimiento, para recordarlo (o redescubrirlo) a través de los sitios que fueron testimonio de su paso?

    Dante vivió en Verona en dos épocas diferentes. Esta ciudad lo acogió entre los años 1312 y 1319 tras haber sido desterrado de su querida Florencia, donde los Güelfos, la facción fiel al Papa, se habían hecho con el poder. Verona, al igual que Dante, era gibelina, es decir, partidaria del emperador. Además, estaba gobernada por un soberano ilustrado, Cangrande della Scala, amante del arte y de las letras, y pionero de los mecenas del Renacimiento.

    Cangrande solía acoger a artistas y literatos en su palacio, el Palacio de los Scaligeri, actual sede de la Prefectura de Verona, que se asoma a Piazza dei Signori. Hoy en día, esta plaza es más conocida como Piazza Dante por la estatua que representa al "sumo poeta" en su típica actitud contemplativa.

    Cuando paseo por la plaza, me gusta pensar que lo que veo hoy se parece bastante a lo que veían los ojos de Dante. Quién sabe cuántas veces el poeta paseó por los dos bellos patios medievales que se encuentran junto a la plaza: el del Mercado Viejo, donde se sitúan el antiguo Palacio del Tribunal y la Escalera de la Razón, actual sede de la Galería de Arte Moderno de Verona, y el del Palacio del Capitán (mandado construir por Cansignorio, un sucesor de Cangrande), donde se ubica el Centro Scaligero de Fotografía, un notable espacio expositivo subterráneo que se erige entre los restos de una villa romana.

    Mientras Florencia se consumía entre las llamas, Dante encontró en Verona el oasis de paz y libertad que le permitió completar su obra maestra. De hecho, escribió el tercer canto de la "Divina Comedia", El Paraíso, dedicado a Cangrande, en la Biblioteca Capitular. En la época de Dante, esta biblioteca, una de las más antiguas del mundo, ya tenía casi mil años de historia. Está situada junto al Duomo, y en sus estantes se conservan valiosos manuscritos sobre la historia de la ciudad y de la Iglesia. La primera vez que la visité fue en una excursión escolar, y me llamó mucho la atención la "Iconografía Rateriana", un dibujo datado del siglo XIII y considerado el primer plano ilustrado de Verona que hoy se puede encontrar reproducido en muchas tiendas de recuerdos.

    En la "Divina Comedia" aparecen numerosas señales que dan fe de las largas temporadas que Dante pasó en Verona. En El Infierno se habla del Palio del Paño Verde, una carrera de caballos por las calles de la ciudad que es más antigua que el famoso Palio de Siena. Esta celebración, que fue abolida durante la dominación francesa de la ciudad, se recuperó en el año 2008 con motivo del 600.º aniversario de su primera edición, y se celebra cada año entre febrero y marzo.

    Por otro lado, en un terceto del Purgatorio se hace referencia a las familias Montecchi y Cappelletti, cuya rivalidad entre las estrechas calles de Verona sirvió de marco a la tragedia de William Shakespeare sobre el amor prohibido pero inmortal entre un cierto Romeo Montesco y su enamorada Julieta Capuleto. Pero esa es otra historia...

    Localización: Verona ·

    Cómo llegar a Verona