El Valpolicella, el vino de Verona

    Volver
    El Valpolicella, el vino de Verona

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    Si la voz "Verona" apareciese en un diccionario de sinónimos, la palabra "vino" debería ser uno de ellos. Los veroneses aprendemos a apreciarlo desde jóvenes y estamos tremendamente orgullosos de que Verona sea la provincia italiana que más vino produce. Claro que hay tantas bodegas y variedades que, a la hora de pedir una botella en un restaurante, uno puede sentirse totalmente perdido. Así pues, ¿por dónde podemos empezar para orientarnos y tener unas nociones básicas?

    Probablemente por el Valpolicella, que es nuestro vino tinto más popular. Es con el que más nos sentimos identificados, si bien es cierto que existen otros muchos vinos veroneses famosos, como el Soave y el Bardolino. El Valpolicella debe su nombre a las colinas que hay al noroeste de la ciudad, donde se cultivan sus uvas (aunque con el tiempo su zona de producción se ha extendido). Pero no basta con decir "Valpolicella", ya que existen numerosas variedades.

    Hasta hace unas décadas, todo era más sencillo. Recuerdo perfectamente que mi abuelo, un pequeño viticultor de la Valpolicella como tantos otros, producía como mucho dos tipos de vino: el "Classico" y el "Recioto". El primero era un vino para todos los días, de graduación baja, perfecto para acompañar las comidas, aunque se podía beber en cualquier otro momento de la jornada. El segundo era el vino de las ocasiones especiales. Seguramente cuando nací, mi familia destapó una botella en mi honor. Es uno de esos insólitos vinos tintos dulces y se elabora con una laboriosa técnica especial de marchitamiento de la uva.

    A día de hoy, la situación es muy diferente, más variada y compleja. Yo mismo descubro nuevos tipos de Valpolicella cada día. Lo que sí es cierto es que actualmente "el rey de la Valpolicella", que en los últimos años ha disfrutado de un increíble éxito a nivel internacional, es el Amarone. Este vino, que se obtiene con la misma técnica aplicada al Recioto, tiene un regusto ligeramente amargo (de ahí su denominación "amarone") y es un vino fuerte, estructurado y complejo que rivaliza con los mejores Chianti y Barolo incluso en precio. Es el vino que sirvo en la mesa cuando vienen mis amigos a cenar y quiero quedar bien.

    Pero esto no es todo, ya que debido a la evolución de las técnicas de producción, en los últimos años han surgido nuevas variedades de Valpolicella, como el Valpolicella "Superiore", una evolución del "Classico", que muchos piden pensando que es superior en calidad, aunque la diferencia principal radica en que se refina en barricas de roble. Otra variedad bastante conocida es el "Ripasso", un Valpolicella clásico que se deja reposar en las vinazas del Amarone.

    Hablando de vino, me ha entrado sed... Cuando tengo que comprar una botella para ir a una cena o una fiesta, suelo acercarme a la enoteca Dal Zovo, en Viale della Repubblica, una especie de templo laico para los amantes del vino con una variedad y una calidad prácticamente sin igual. Sin embargo, si quiero probar algo nuevo y diferente, me paro en SignorVino, en Corso Porta Nuova, que cuenta con etiquetas menos conocidas que vale la pena descubrir. ¡Salud!

    Localización: Verona ·

    Cómo llegar a Verona