DESCUBRIR VERONA JUGANDO

    Volver
    Verona jugando

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    Uno de mis lugares preferidos de Verona está situado en una callejuela cerca de la Catedral, llamada via San Giacomo alla Pigna. Desde aquí, una de las zonas medievales mejor conservadas de la ciudad, se accede a la pequeña plaza de una iglesia románica desconsagrada.

    No hay otro lugar como este, según mi humilde opinión, que transmita de manera tan directa el pasado de Verona. Por desgracia (o acaso por suerte) es una alegría reservada a pocos, por lo general la puerta metálica que da sobre la calle está cerrada y solo se puede adivinar qué hay más allá, espiando a través de la red.

    Esta pequeña joya en el corazón de Verona, sin embargo, es accesible a todo el mundo durante el Tocatì, el festival de juegos de calle que, desde hace más de diez años, revive el inicio del otoño en la ciudad.

    No hay otro evento en Verona que permita vivir realmente la ciudad – y sobre todos sus plazas, incluso las más escondidas - como el Tocatì, que no por casualidad está experimentado una popularidad creciente año tras año, con decenas de miles de visitantes.

    La filosofía de este festival, cuyo nombre deriva de una expresión dialectal que significa “Te toca a ti”, es al mismo tiempo muy simple y muy original. En épocas en las que hasta los juegos, al igual que la mayor parte de nuestras vidas, son “virtuales”, en las que los mejores amigos de los niños son cada vez más la pantalla de un teléfono móvil o un ordenador, el Tocatì ha apostado por los juegos antiguos, esos de antaño, los juegos de calle, ahora olvidados, casi extinguidos, pero no por eso menos encantadores si se crea el entorno justo para que los aprecien los niños y los jóvenes de hoy.

    En ese contexto es justamente el casco histórico de Verona que, durante un fin de semana, se convierte en “ciudad abierta” a los juegos tradicionales. Tratándose además de un festival internacional, cada año se celebra un hermanamiento con un país o una región diferente del mundo, y en las plazas de la ciudad se practican incluso los juegos tradicionales de esos lugares (los últimos han sido de México, Hungría, Cataluña y China).

    Por supuesto, yo soy un aficionado de los juegos de la tradición italiana y, sobre todo, de la tradición de Verona. El más famoso (y practicado) de todos es el “s-cianco” (que en italiano se llama comúnmente “lippa”). Es un juego muy antiguo, con más de 4 mil años de historia: con un bastón se levanta del suelo una pequeña pieza de madera curvada y luego se la golpea en el aire, haciéndola volar lo más lejos posible. El equipo oponente debe volver a lanzarla hacia atrás haciéndola caer en un área bien definida, con el fin de eliminar al bateador.

    Hay decenas de este tipo de juegos, por los que los adultos se vuelven locos aun más que los niños y jóvenes. La Associazione Giochi Antichi di Verona, formada totalmente por voluntarios, los ha catalogado con carácter casi filológico: porque el Tocatì es el punto culminante de un trabajo de investigación profundo que involucra incluso universidades y escuelas.

    Pero el Tocatì, que puede ser la oportunidad de disfrutar de una ciudad diferente de la de los lugares turísticos más famosos, no vive solo de juegos. Y la pequeña plaza de la calle San Giacomo alla Pigna, donde durante el Tocatì se instala la “Osteria del Gioco”  (“Taberna del Juego), no es el único rincón por descubrir.

    Otro lugar que durante el Tocatì se transforma è lungadige San Giorgio. Desde este paseo peatonal a lo largo del río Adige, entre el puente Garibaldi y el puente Pietra, se disfruta tal vez de la vista más bella de la antigua ciudad, con la colina de San Pedro en el fondo. Por lo general es un sitio tranquilo, adonde los veroneses van a correr o a pasear el perro. Pero en los días del festival, al ponerse el sol, se vuelve el lugar más concurrido de la ciudad: es aquí, de hecho, donde la gente se encuentra para cenar como en una gran fiesta popular, con platos y tentempiés estrictamente tradicionales.

    Y ahora “te toca a ti”, porque al final de cuentas el mensaje del Tocatì es que el juego es fuente de conocimiento, cultura, intercambio, descubrimiento. Una lección sempre actual, no solo durante los cuatro días del festival. 

    Localización: Verona · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Verona