EN LA CUMBRE NEVADA

    Volver
    En la cumbre nevada

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    Verona está rodeada de montañas. En un bonito día de invierno, recorriendo el paseo Porta Nuova hacia plaza Bra se entrevé la cordillera del Carega, con sus cumbres nevadas. En cambio, en lugares como Lungadige Attiraglio, donde se tiene una perspectiva abierta hacia el oeste, se perfila el monte Baldo con sus más de 2000 metros de altura.

    También se puede hacer a la inversa. Si tienes la voluntad y el espíritu de subir a la cima de estas montañas, sobre todo cuando el aire es cortante y el cielo está despejado, obtendrás a cambio una vista espectacular de la llanura bajo tus pies.

    Desde el refugio Chiesa sobre la cumbre del Altissimo, a donde se llega tras una hora de trayecto de suave pendiente desde el refugio Graziani, se puede admirar el Lago de Garda en su totalidad. ¡Y hay quien, desde el refugio Bocca di Selva, en la Lessinia, ha conseguido fotografiar el Monviso a 330 km de distancia!

    Es una forma de reconciliarse con la naturaleza, de dejar atrás el frenesí y los ruidos de la ciudad, además de respirar un poco de aire limpio: la mayoría de las veces sólo necesitarás un par de zapatos de senderismo y algo de buena voluntad.

    Sin embargo la montaña veronesa también piensa en los perezosos. A la mayor parte de los refugios en la Lessinia es fácil llegar en coche, como el Dosso Alto en Conca dei Parpari, donde además el domingo se reúnen los jóvenes para comer platos típicos y montanos y para escuchar música en directo, algo que aquí siempre está garantizado.

    Para llegar a la cima del Baldo sin esfuerzo, está el espectacular teleférico que parte de Malcesine, uno de los pueblecitos más característicos de los que dan al lago. El teleférico funciona todo el año y la subida desde las riberas del Garda hasta los más de 2000 metros de altura de la montaña es una experiencia que deja sin palabras.

    Evidentemente, en invierno el principal motivo para ir a la montaña es la nieve. Cuando, como este año, hay poca nieve en las montañas veronesas, las tradicionales actividades que se realizan en invierno por estas zonas, como el esquí de fondo o las carreras en la nieve, se posponen para el año siguiente.

    Por suerte, Verona está en una posición estratégica para llegar a algunos de los mejores complejos de esquí no solo de Italia, sino de toda Europa, en la región fronteriza de Trentino-Alto Adige.

    Seguramente la localidad más famosa, entre las que están a tan solo una hora en coche de Verona, es Folgaria. Sus pistas son especialmente apreciadas por los esquiadores inexpertos y puede que un día no sea suficiente para recorrerlas todas. Puede valer la pena quedarse un día más haciendo noche en uno de los muchos hoteles a pie de pista o bien en el centro de Folgaria, que está lleno de locales y restaurantes.

    Sin embargo, mi meta preferida para esquiar durante el día es el territorio de Polsa-San Valentino, en el altiplano de Brentonico, en las laderas trentinas del Monte Baldo. No hay nada que sea especialmente glamuroso, pero cuenta con una buena variedad de pistas de dificultad media o baja. Entre sus ventajas están también los precios especialmente bajos de los Ski Pass y además no hay nunca demasiado jaleo, ni siquiera los fines de semana.

    A otra categoría pertenecen las instalaciones de las Dolomitas, auténticos y verdaderos paraísos para los amantes del esquí y del snowboard. Partiendo de Verona, en solo dos horas se llega a Obereggen, localidad famosa por sus pistas en el imponente Latemar. O bien en Carezza, con sus pistas soleadas en las laderas del Catinaccio.

    Si continuamos más hacia el norte, hacia la Alta Badia o la Val Gardena, se entra en el territorio del "Dolomiti Super Ski, que con sus (atención) 1200 km de pistas es el complejo de esquí más grande del mundo. Yo no soy un gran esquiador, pero bajar desde los 3.300 metros del hielo de la Marmolada o desde la famosa y larguísima "pista negra" del Plan de Corones han sido algunas de las experiencias más emocionantes de mi vida.

    Localización: Verona ·

    Cómo llegar a Verona