PARQUES DE ATRACCIONES DE VERONA

    Volver
    Parques de atracciones de Verona

    Autor: Alessio Corazza - Twitter

    Florida tiene Disneyland. Dinamarca, Legoland. Y en Italia, tenemos Gardaland. Junto al Lago de Garda, a aproximadamente veinte kilómetros de Verona, se encuentra el parque de atracciones más famoso de toda Italia, el cual además es un destino elegido por millones de turistas, entre los que no todos son niños. Y es que esta región se ha convertido con el tiempo en un auténtico lugar de ocio apto para grandes y pequeños.

    Cuando era niño, me hacía muchísima ilusión que mis padres me llevaran a este parque. Y ahora que soy padre, reconozco esa misma emoción en los ojos de mi hija. Una vez llegamos a la zona de la entrada, todas esas sensaciones culminan al reconocer la silueta de “Prezzemolo”, el simpático dragón que es, a la vez, el símbolo y la mascota del parque. Y es justo al atravesar la puerta del castillo con la que nos adentramos en este mundo de fantasía, cuando me asaltan los recuerdos más felices de mi infancia.

    Podría decir que en mi época Gardaland era mucho más pequeño que ahora y, sin embargo, a mí me parecía gigantesco. En aquel entonces, las principales atracciones eran un tren que atravesaba veloz un paisaje del lejano oeste mientras esquivaba rocas que se precipitaban en caída libre y huía de los asaltos de los indios, y una canoa que se adentraba en un escenario con una atmósfera selvática.

    Hace poco volví a Gardaland, esta vez como acompañante, y busqué esas atracciones sin éxito. Ya no existen. Las atracciones actuales son mucho más espectaculares y emocionantes y, además, incorporan una tecnología mucho más avanzada. Podemos subirnos en montañas rusas que alcanzan alturas vertiginosas para enseguida caer en picado entre inversiones y curvas en espiral. También nos podemos aventurar en canoas que descienden por rápidos y cascadas. O podemos divertirnos en atracciones que simulan caídas libres.

    Hubo un tiempo en que el eslogan “el sueño de un niño es ir Gardaland” recogía a la perfección el espíritu del parque. Aún recuerdo como si fuese ayer la ansiosa espera antes de que se inaugurara la atracción Ramses, inspirada en el antiguo Egipto. Hoy en día, el parque ha sabido adaptarse también a las exigencias del público adulto, al que le gusta experimentar las emociones de los deportes extremos por un día.

    Sin embargo, los niños siguen siendo sin duda los verdaderos protagonistas de Gardaland. Incluso los más pequeños ahora pueden disfrutar de atracciones mucho más sofisticadas. Con una ambientación de fantasía y con Prezzemolo como anfitrión, existe una zona del parque reservada en su totalidad a los niños, incluso para aquellos de menos de un metro de altura que, gracias a una norma del parque aún vigente en la actualidad, entran gratis. Entre los trenecitos, avionetas, juegos de agua y otras divertidas atracciones, no resulta nada fácil elegir por dónde empezar.

    Con el paso del tiempo han ido apareciendo cerca de Gardaland otros parques de atracciones. Uno de los más conocidos es Caneva Aquapark, un parque de atracciones acuático lleno de rampas y toboganes situado a pocos kilómetros al norte de Gardaland. En este caso el objetivo también es alcanzar más velocidad y llevar a límite las emociones, por lo que se construyen toboganes cada vez más rápidos.

    Al lado del parque acuático también se ha abierto MovieLand, un enorme parque de atracciones con una temática cinematográfica en la que además de la escalofriante casa del terror o el simulador del submarino U-571 reconstruido a escala 1:1, se pueden vivir en directo algunas escenas inconfundibles de películas de acción, como una persecución de coches y motos con tiroteos incluidos a través de las calles de San Francisco en los años 70.

    Cuando recuerdo las cosas que más ilusión me hacían de pequeño, el único lugar capaz de competir con Gardaland era el Parco Natura Viva, situado en Pastrengo, a medio camino entre Verona y el Lago de Garda. En aquella época era un simple zoológico safari donde se podían ver animales exóticos como leones, elefantes o hipopótamos en semilibertad, en un entorno que replicaba su hábitat natural. Hoy en día el parque ha evolucionado y se ha convertido en uno de los zoológicos más importantes dedicados a la protección de especies en vías de extinción. Entre los proyectos de conservación más importantes destacan los del panda rojo, el ibis eremita, el bisonte europeo o el leopardo de las nieves. Y cada vez que se produce un nuevo nacimiento, el parque lo celebra por todo lo alto. 

    Localización: Verona · Ver en Google Maps

    Cómo llegar a Verona